Spaghetti blanco

Una receta de pasta fácil y deliciosa, que debe su nombre a la nata líquida en combinación con la cebolla y la mantequilla que enriquecen los espaguetis.

Receta de spaghetti blanco

Ingredientes para preparar spaghetti blanco

  • 300 gr. de spaghettis
  • 1 pastilla de caldo de pollo o de verdura
  • 150 gr. de mantequilla
  • 1/2 cebolla
  • 1 cucharada de aceite
  • 200 ml. de nata líquida
  • Sal

¿Cómo preparar spaghetti blanco?

  • En primer lugar, pondremos a hervir una olla con abundante agua a la que añadiremos la pastilla de caldo de pollo, para que la pasta tome el sabor del caldo de pollo y quede más sabrosa. No necesitará sal. Añadiremos los spaghetti y los coceremos, retirándolos unos dos minutos antes del tiempo natural. Los escurriremos y reservaremos.
  • A continuación, echaremos en una sartén la mantequilla y una cucharada de aceite. Calentaremos a fuego suave hasta que la mantequilla se derrita y añadiremos la media cebolla muy picada. La sofreiremos a fuego medio durante 10 minutos o hasta que esté transparente.
  • Una vez dorada la cebolla, añadiremos los spaghettis a la sartén y saltearemos durante unos 3 minutos a fuego fuerte sin dejar de mover para que la pasta se tome del aroma de la cebolla y la mantequilla.
  • Antes de servir los spaghetti blanco, añadiremos la nata líquida y dejaremos reducir durante un par de minutos, hasta que la salsa quede cremosa.
  • Foto orientativa: pittaya
Nota del autor:

Esta receta admite variaciones. Podemos añadir algo de carne o bacon, o bien verduras como calabacín o calabaza, un toque de perejil picado para darle un toque más personal, etc.

El spaghetti blanco es usado frecuentemente como acompañamiento de algunos pescados y carnes.